La Vanguardia - Edición Digital

La mitad de los ciclistas va por la acera y el 30% pasa en rojo
Las asociaciones pro bici argumentan que muchas calles están mal diseñadas y los usuarios buscan zonas seguras o con visibilidad

ÓSCAR MUÑOZ - 08/06/2006
BARCELONA

La primera encuesta sobre la percepción y el uso de la bicicleta en Catalunya, presentada ayer en la sesión inaugural del Congrés Català de la Bicicleta, que se celebra en Barcelona hasta el domingo, indica que casi la mitad de los ciclistas - un 49,2%- circula por las aceras. El 18,9% lo hace siempre o prácticamente siempre y el 30,3% a veces. Otro dato destacable es que cerca del 30% de los usuarios de la bici se salta los semáforos. El 20% dice no pararse ante un disco rojo nunca o casi nunca y el 9,2%, sólo a veces.

Para muchos, estas prácticas son incívicas e incluso peligrosas, y para otros tantos una respuesta a un diseño de las calles que no tiene en cuenta las necesidades de este vehículo. En cualquier caso, son comportamientos que crecen a la par que el número de usuarios. Como ya adelantó La Vanguardia,según esta encuesta, elaborada por el Gabinet d´Estudis Socials i Opinió Pública (Gesop), unos 200.000 catalanes van en bici casi a diario y un millón la usan esporádicamente o en días festivos. En Catalunya hay 3,5 millones de bicicletas.

Las entidades de ciclistas argumentan que en algunos casos se pasan los semáforos en rojo porque no están bien colocados para las bicis. Hay quienes los rebasan hasta que consiguen un ángulo de visión mejor, más cercano al cruce. En otros casos, la presión de las motos y los coches que hay detrás hace que sigan unos metros más. En la mayoría de veces, añaden las mismas fuentes, se procede así porque el ciclista se siente más seguro.

Uno de cada tres entrevistados - el 32,7%- considera que el uso de la bicicleta comporta un riesgo físico para su conductor, que suele estar indefenso frente al resto de vehículos. En Barcelona, este porcentaje supera el 40%. Ir por la calzada no es seguro y por ello las bicicletas suben a las aceras. Así lo denuncian las principales entidades de usuarios. La encuesta señala que la falta de vías adecuadas para el paso de los ciclistas es el mayor inconveniente para que haya más barceloneses que opten por este vehículo.

Sin embargo, este último comportamiento, en ciertos casos permitido por las normas, suele ser fuente de conflictos con los peatones. Con todo, la percepción mayoritaria, aunque no generalizada, es que los ciclistas son respetuosos con la personas que van a pie. Así lo cree el 64,1% de los entrevistados. En cambio, sólo el 35,6% considera que el resto de conductores respeta a los de la bicicleta. Cuanto mayor es el municipio, más grande es la cantidad de críticos con el comportamiento de los ciclistas.

Casi nueve de cada diez usuarios de la bici - 89,7%- no tienen contratado un seguro que cubra los daños que pueda ocasionar. Y, de los que lo tienen, en el 6,8% de los casos es el mismo que el de la vivienda. Hay mayor disposición a contar con una póliza entre los ciclistas habituales. Las principales entidades las recomiendan entre sus asociados.

Los catalanes creen que hay espacios adecuados para circular en bici por sus municipios. Así lo cree el 65,4% de los encuestados. Pero una parte importante - el 32,4%- considera que son insuficientes. En el caso de Barcelona, el 80% afirma que hay lugares apropiados, pero la mitad sostiene que se quedan cortos. La encuesta indica que el 67,6% de los usuarios suele buscar espacios con poca circulación. Sólo el 8,4% va por zonas muy transitadas. Otro dato a preocupante: al 18,4% de los ciclistas le han robado el vehículo alguna vez. Éste es otro de los frenos a que la bici se use todavía más.