PALOMA ARENÓS - 29/10/2005

 

La gestión del aeródromo de Sabadell pasará a la Generalitat el próximo año

PALOMA ARENÓS - 00:00 horas - 29/10/2005

El Ministerio de Fomento traspasará la gestión de la mayoría de las actividades del aeródromo de Sabadell a la Generalitat - excepto las competencias sobre navegación aérea que seguirán bajo la tutela de AENA- en un periodo de seis meses a un año. Éste es el principal acuerdo al que se llegó ayer tras una reunión entre el secretario de Transportes del Gobierno, Fernando Palao, y los alcaldes de Sabadell, Barberà, Badia y Sant Quirze del Vallès.

En el preacuerdo obtenido tras este encuentro - que duró más de tres horas- también se decidió una decena de puntos que deben ser ratificados por los cuatro consistorios y el Govern. Entre los más destacados consta que los municipios limítrofes, que tengan grúas y no cumplan con la legalidad, están obligados a avisar judicialmente a las empresas constructoras e instar al desmantelamiento. También se pedirá a las escuelas de pilotos del aeródromo a que no sobrevuelen ni hagan los ejercicios prácticos en el espacio aéreo del aeropuerto ni sobrevuelen los municipios. El próximo mes, las aeronaves que quieran abandonar las instalaciones lo podrán hacer sin posibilidad de retorno.

Poco antes de la reunión de Madrid, medio millar de trabajadores y usuarios del aeródromo se manifestaron frente a las instalaciones y decidieron cortar la autopista C-58 a la altura de Badia del Vallès, para exigir la reapertura. Esto ocasionó hasta 2,5 kilómetros de retenciones. El corte, que empezó a las 17.15 horas, acabó poco antes de las seis y, además de la C-58, colapsó los accesos a la AP-7 y la Gran Via de Sabadell, hasta bien entradas las siete.

Bajo pancartas con diferentes lemas - "Más seguridad, menos especulación", "el aeropuerto legal, las grúas ilegales"-, los manifestantes exigieron a Fomento la apertura inmediata de estas instalaciones cerradas tras el choque de una avioneta contra una grúa instalada sin permiso en Sant Quirze y que causó la muerte a sus cuatro ocupantes. El aeródromo es operativo sólo para los vuelos de emergencia, mientras que el resto no se retomará hasta que se hayan eliminado los obstáculos físicos en la zona de vuelo.

El aeroclub Barcelona-Sabadell tiene previsto presentar un expediente de regulación de ocupación y el resto de las empresas vinculadas al aeródromo - unas 25 con más de 350 empleados- podrían seguir un camino similar, según anunció su presidente, Carles Martí.

Jaume Galvany, padre del piloto fallecido en el accidente del pasado lunes, se sumó a la petición de reapertura. "Mientras me quede una gota de sudor, continuaré luchando por el mantenimiento de todas las actividades".

 

 

 
LA VANGUARDIA, el diario más vendido en Catalunya  Control OJD
Copyright La Vanguardia Ediciones S.L.
All Rights Reserved - Aviso Legal - Contacte con nosotros - Publicidad